NORMAS DE DISEÑO De lo puramente práctico
a lo estético de la elegancia

El primer Grand Seiko, fabricado en 1960, fue diseñado pensando en practicidad y precisión. El equipo que lo creó quería, sobre todo, hacer un reloj que se clasificaría entre los mejores del mundo en términos de su rendimiento como un reloj. Su logro es un poderoso testimonio de sus habilidades, pero desde el principio, sus puntos de vista se establecieron aún más alto. Además de ser un reloj que era tan duradero y preciso como cualquier otro, querían que Grand Seiko tuviera una belleza perdurable y única. El equipo de Grand Seiko quería alcanzar la excelencia en todos los aspectos de la relojería para que sus creaciones trajeran a sus propietarios un placer estético perdurable, así como un rendimiento duradero. El camino a seguir estaba, por supuesto, en la rica cultura de Japón. Con el objetivo de traer una estética japonesa única a sus diseños, el equipo se centró en la forma en que el arte y la arquitectura japonesa se deleita en la interacción de la luz y la sombra. Desde tiempos inmemoriales, los japoneses han visto la belleza no sólo en la luz sino también en la elegancia de la sombra que nace de la luz. Consideremos, por ejemplo, la pantalla plegable japonesa. Aunque la pantalla no es más que una simple estructura de superficies rectas, que se entrelazan, tiene una belleza fascinante debido a la forma en que las sombras que se forman en la pantalla dan una graciosa profundidad al espacio. Este aspecto particular de la belleza de la luz es una parte única de la sensibilidad estética japonesa y diferencia a Japón.

Utilizando esta idea, el creador del Estilo Grand Seiko desarrolló un concepto de diseño basado en la estética estructural de las crestas claramente definidas en las que una serie de superficies planas forman tanto la caja como la esfera. Esta idea del diseño inspiró cada aspecto, incluyendo los marcadores de la hora, que eran agudos y rectangulares y hechos para que se destacara en la esfera. Un hermoso juego de luz y sombra nació a través del corte multifacético de estos marcadores. Cada ángulo de los marcadores es de corte de diamante en un ángulo preciso para que reflejen incluso la menor cantidad de luz. El diseño Grand Seiko fue tomando forma poco a poco.

El primer Grand Seiko, fabricado en 1960, fue diseñado pensando en practicidad y precisión. El equipo que lo creó quería, sobre todo, hacer un reloj que se clasificaría entre los mejores del mundo en términos de su rendimiento como un reloj. Su logro es un poderoso testimonio de sus habilidades, pero desde el principio, sus puntos de vista se establecieron aún más alto. Además de ser un reloj que era tan duradero y preciso como cualquier otro, querían que Grand Seiko tuviera una belleza perdurable y única. El equipo de Grand Seiko quería alcanzar la excelencia en todos los aspectos de la relojería para que sus creaciones trajeran a sus propietarios un placer estético perdurable, así como un rendimiento duradero.

El camino a seguir estaba, por supuesto, en la rica cultura de Japón. Con el objetivo de traer una estética japonesa única a sus diseños, el equipo se centró en la forma en que el arte y la arquitectura japonesa se deleita en la interacción de la luz y la sombra. Desde tiempos inmemoriales, los japoneses han visto la belleza no sólo en la luz sino también en la elegancia de la sombra que nace de la luz. Consideremos, por ejemplo, la pantalla plegable japonesa. Aunque la pantalla no es más que una simple estructura de superficies rectas, que se entrelazan, tiene una belleza fascinante debido a la forma en que las sombras que se forman en la pantalla dan una graciosa profundidad al espacio. Este aspecto particular de la belleza de la luz es una parte única de la sensibilidad estética japonesa y diferencia a Japón.

Utilizando esta idea, el creador del Estilo Grand Seiko desarrolló un concepto de diseño basado en la estética estructural de las crestas claramente definidas en las que una serie de superficies planas forman tanto la caja como la esfera. Esta idea del diseño inspiró cada aspecto, incluyendo los marcadores de la hora, que eran agudos y rectangulares y hechos para que se destacara en la esfera. Un hermoso juego de luz y sombra nació a través del corte multifacético de estos marcadores. Cada ángulo de los marcadores es de corte de diamante en un ángulo preciso para que reflejen incluso la menor cantidad de luz. El diseño Grand Seiko fue tomando forma poco a poco.

Read More

Un diseño basado en el uso de superficies planas y bordes afilados

Las sombras en pantallas plegable japonesas, que se utilizan como bloqueadores de viento o particiones, dan profundidad al espacio
El destello brillante de un diamante viene de sus muchas superficies anguladas.
El índice multifacético y pulido crea luz y sombra en la esfera.
Excellent, 1899
Excellent, 1899
Excellent, 1899

La producción del reloj de bolsillo, Exellent, comenzó en 1899 y continuó vendiéndose bien en el siglo 20. A partir de 1907 también recibió la designación como reloj del premio imperial.

Mrvel, 1956
Mrvel, 1956
Mrvel, 1956

Incorporando nuevas ideas de diseño y técnicas de fabricación, el Marvel era el reloj Seiko aún mejor. Solamente la posición de las 12 horas utilizó un número árabe, mientras que las otras utilizaron marcadores de hora de índice rectangulares con un acabado de corte. El uso de marcadores rectangulares fue un enfoque a menudo adoptado por los relojes de menor diámetro para mujeres, pero era inusual en el reloj de un hombre en el momento.

Lord Marvel, 1958
Lord Marvel, 1958
Lord Marvel, 1958

El Lord Marvel, que alcanzó una precisión aún mayor con un pitón móvil y un nuevo sistema de resistencia a choques, fue una obra maestra que tuvo una gran influencia en el desarrollo de Grand Seiko dos años después. Se utilizaron marcadores rectangulares de hora con un marcador más ancho en la posición de las doce.

*Algunas de las fotos de relojes en esta página tienen especificaciones diferentes del momento de su lanzamiento.