EVOLUCIÓN Una estética que evoluciona por la tecnología y por la artesanía de vanguardia.

Inmediatamente después del lanzamiento del primer movimiento Spring Drive, comenzó el desarrollo del primer cronógrafo de Grand Seiko. El objetivo era simple, hacer el cronógrafo más preciso del mundo impulsado por un muelle. De hecho, el movimiento original de tres agujas de Spring Drive ya había sido concebido como una plataforma sobre la que se podrían construir otros calibres. Por ejemplo, al colocar el indicador de reserva de energía en la posición de las 7 a las 8 en punto, el diseño permitió la adición futura de otras subesferas sin comprometer la legibilidad. En otros aspectos, el diseño fue único, sobre todo en la forma de los grandes pulsadores de rosca que ayudaron a que la funcionalidad del cronógrafo estuviera a la altura de la extraordinaria precisión del calibre. Lanzado en 2007, el primer cronógrafo Grand Seiko superó sus objetivos iniciales. Alimentado por un muelle real, logró una precisión de un segundo por día, una reserva de marcha de 72 horas, incluso cuando el cronógrafo estaba en funcionamiento y, gracias al movimiento de deslizamiento de las agujas, mide el tiempo transcurrido hasta el momento de forma exacta, no hasta el ""tic"" más cercano. El cronógrafo impulsado por un muelle realmente había sido redefinido.

El enfoque posterior se centró en la estética y en las cualidades exteriores del cronógrafo. Hasta 2016, todos los cronógrafos de Grand Seiko habían sido de acero, pero el equipo decidió que un calibre tan revolucionario merecía una presentación más innovadora. Se convirtieron en cerámica. Este material fue seleccionado porque haría el reloj más ligero y tal vez más cómodo de llevar. Además, la resistencia al rayado de la cerámica tenía la ventaja de preservar el acabado de espejo perfecto, sin distorsiones y con los bordes nítidos de su diseño.

La durabilidad es un requisito esencial en cualquier reloj Grand Seiko, el riesgo de que la cerámica fuera dañada por el impacto tuvo que ser eliminado, por lo que el equipo de diseño creó una caja interior de titanio de alta intensidad, con las partes de cerámica en el exterior, para preservar el perfil liso y delgado de la caja, el ángulo del bisel era curvo y a las asas se les dio más volumen para reducir el centro de gravedad visual y para que el reloj se ajustara cómodamente a la muñeca.

El enfoque posterior se centró en la estética y en las cualidades exteriores del cronógrafo. Hasta 2016, todos los cronógrafos de Grand Seiko habían sido de acero, pero el equipo decidió que un calibre tan revolucionario merecía una presentación más innovadora. Se convirtieron en cerámica. Este material fue seleccionado porque haría el reloj más ligero y tal vez más cómodo de llevar. Además, la resistencia al rayado de la cerámica tenía la ventaja de preservar el acabado de espejo perfecto, sin distorsiones y con los bordes nítidos de su diseño.

La durabilidad es un requisito esencial en cualquier reloj Grand Seiko, el riesgo de que la cerámica fuera dañada por el impacto tuvo que ser eliminado, por lo que el equipo de diseño creó una caja interior de titanio de alta intensidad, con las partes de cerámica en el exterior, para preservar el perfil liso y delgado de la caja, el ángulo del bisel era curvo y a las asas se les dio más volumen para reducir el centro de gravedad visual y para que el reloj se ajustara cómodamente a la muñeca.

Read More

Una vista lateral del Grand Seiko SBGC221. El bisel y las asas están curvados para reducir el centro visual de gravedad y garantizar un ajuste perfecto a la muñeca.

La caja interior y el fondo de la caja están hechos de titanio de alta intensidad, resistente y ligero. Los componentes de cerámica externos están atornillados a la caja para absorber impacto de los golpes.

SECCIÓN

Un prototipo experimental, llamado G-Surface.

Un modelo conceptual, G-Surface, que combinaba acero pulido con la técnica Zaratsu y una caja interior de goma dura, se fabricó en 2013. Demostró que una estructura de caja compuesta podría funcionar y abrir el camino al uso de cerámica y titanio.